Te extrañaba

No se cuanto ha pasado desde la ultima vez que estuve frente a mi computador escribiendo para ustedes.

Tuve que releer alguna de mis publicaciones y aún así, no me sentaba a hacerlo.

Si bien es cierto que este blog es mi bebé, también lo es y lo he dicho antes, que a mi también me pasa factura la vida y que se me complica, mientras otras veces solo decido postergarlo. La pandemia nos afecto a todos de mil maneras, no necesariamente que hayamos contraído el virus, que deseo que aquellos que lo hicieron se esten recuperando y que sepan, que no me imagino lo que es tenerlo, mas estoy aquí, pueden escribirme si sienten que desean y worldPress me enviará una notificación a mi correo personal, por tanto, he de responderles.

Retomando la conversación inicial, que gratitud tan linda me da estar corriendo mis dedos sobre el teclado!

Este año sin duda, ha sido una montaña rusa para todos, no nos esperábamos jamás tener que vivir una catástrofe como esta, que no solo nos ha dividido, si no que nos ha robado seres queridos. Para los que tuvieron que decirle a Dios a alguien especial, lo siento mucho, les abrazo y les envío todo mi amor.

Mientras el coronavirus hace fuerte presencia y ha determinado quedarse, quiero que se amen más pues ahora más que antes, nos ha tocado enfrentar la realidad de lo que siempre decimos, mas nunca ponemos mucho caso; la vida es ahora. Ahora con ciertas limitantes pues tal vez no puedes salir corriendo a abrazar a alguien o es probable que no puedas hacer el viaje que ya tenías programado porque por prudencia has decidido no hacerlo y eso lo respeto, pero, la vida no se ha parado porque el tiempo no lo hizo, aunque todos estamos de acuerdo de que tal vez este año no deba contar.

Por mi parte, viviendo en N.Y, veo a mi abuela que vive en la República Dominicana varias veces al año. Luego de no verla desde Febrero tomé la decisión de tomar un avión e ir a mi casa. Mamá estaba trancada o más bien, está desde entonces. La soledad comenzó a tocarla y mi corazón al saberlo, escucharlo de ella y sentirlo, casi se paró; pedí un vacaciones en mi trabajo y me fui una semana.

Que alegría ser la loca que tanto me dicen ser, porque la sonrisa de mamá es definitivamente lo mejor que me ha pasado en la vida. Mi abuela es débil conmigo y mi hermana y que estemos allá siendo ya tan viejita, es lo único que realmente quiere y su mayor satisfacción. Sin duda, también la mía.

Que yo haya tomado la decisión anterior, no significa que estoy sugiriéndole a nadie que haga lo mismo, solo digo, si hay algo que sientes quieres hacer, tienes el tiempo y puedes en verdad, ve por ello. Personalmente tengo la mala costumbre de postergar, por ejemplo; las novelas que he comenzado a escribir, la maestría que me gustaría hacer o la nueva carrera. Cuando tengo que hacer videos me cae una pereza, que porque mañana estaré libre, que mañana esto y que mañana lo otro… guess what? Y si no me despierto mañana?

Te dejo con esa pregunta… Si no te despiertas mañana, qué se te queda pendiente? Responde para ti y con la sinceridad de tu alma fresca. Qué puedes hacer en medio de una pandemia que esté dentro de los limites de la misma y te haga feliz? Qué puedes hacer hoy que al despertar mañana te haga sonreír sin necesidad de palabra alguna?

Busca la forma de tener una sonrisa complice que no necesite palabras! Que ese recuerdo sea la recompensa

Te extrañaba!

Viernes presente

¡Aquí como cualquier viernes!

Me rio al pensar en que iniciado este articulo de esa manera tan peculiar. En mi país (República Dominicana) desde niña escuchaba una radio comedia que, de pensarla, me da risas, si eres dominicano y estas leyéndome ahora mismo, sabrás que me refiero a “Tres patines”. Luz María “nananina”, era ese personaje necio, pero, que me hacía reír, cada vez que llegaba a la corte, anunciaban su nombre y ella decía “aquí como to’ lo día”.

f940d820-2c78-4714-8c41-6c89d2c4f524

Hoy que no es como todos lo viernes (al menos no aún) me pregunto: ¿qué tanto estas en tu presente?

¿Sanaste tu pasado? ¿Qué tanto pones de ti en tu futuro?

Querida persona que me lees, yo también he estado estancada en el pasado y peleando por el futuro, pero, qué hacemos en el presente cuando estamos en medio de uno y el otro, te cuento que nos perdemos del hoy y ahora que es en efecto lo mas certero que tenemos porque si bien recuerdas, el pasado es eso, esa situación que no regresa, que ya no existe y que no puedes retomar para corregir pues primero, no hay aún una maquina del tiempo que te permita hacerlo y porque segundo, si no hubieras pasado por tal cual cosa, entonces no hubieras reflexionado o en su defecto, no hubieras construido esta persona que eres ahora. De no estar tan cerca de ese ser que quieres ser, pues deberás meditar en eso, perdonar a quien o quienes te dañaron, no porque necesariamente lo merezcan, si no porque lo mereces tu.

63a01dbf-46b3-4dbe-a1f5-b3258ac4fed7

Quisiera explicarles en las palabras mas simple la maravillosa sensación de alivio que trae soltar, pero, honestamente hasta que no comiencen a poner esto en practica, probablemente lo leerán varias veces y no entenderán. Esa oportunidad debe ser por cada uno de nosotros, no por quien en su momento nos causara dolor.

Cada vez que les escribo, juro que lo hago de alguna situación que yo ya he pasado y deseo que ustedes al igual que yo, encuentren una forma de sanar y dejar su luz salir. Después de todo, somos energía vibrante, cambiante y poderosa.

0fc1c0c8-971f-4e33-b757-63d61db43644

El primer paso para disfrutar el aquí y ahora, es hacer las paces con el pasado. Y no, no estoy loca, lo digo desde el más sincero rincón de esta persona detrás de esta pantalla, hay que perdonar y perdonarnos a nosotros mismo, recordando que hay una parte que no podemos controlar. Segundo una vez aceptado lo primero, el perdón, soltar seria el segundo ejercicio y la sanasión llegará como la tercera parte, cuándo comiences a sentir ese alivio y ese desprendimiento.

En cuanto al futuro…. Nos vamos a dormir con una alarma puesta en nuestro teléfono, eso es una muestra perfecta de que tenemos la esperanza sin llamarla de ese modo, arraigada en nuestro subconsciente. Eso es bueno, alimentamos una idea a diario basada en un deseo de bienestar que no se va, ese deseo, nos impulsa con frecuencia a levantarnos día a día y hacer actividades que suponen nos llevaran a ese lugar en la vida donde queremos encontrarnos.

317af0f3-35ab-444d-b4b5-ea17058e013b

Te recuerdo antes de seguir, que el significado del éxito para cada quien es diferente y por tanto, en vez de usar esa palabra, solo he llamado aquello como “lugar en la vida”. Buscarlo, trabajar duro, es bueno, olvidarte de vivir ahora es donde está el asunto que no es tan bueno.

Así que, el viernes te invité a darle tiempo al tiempo y hoy te invito a que mientras eso ocurre, mires frente al espejo y te sonrías, con esa sonrisa tan brillante que sale de ti cuando te sientes en paz.

Te invito a que elijas cinco cosas por las que estás agradecido y que te fijes en los pequeños detalles del hoy. Te invito hoy a que elijas a una persona a quien dedicarle tu hoy.

Plántate en la verdad de las horas que van transcurriendo, puesto que ahora este momento es tu seguridad misma, mañana no es seguro, ayer ya se fue. Hoy estás aquí, da gracias y recibe este abrazo digital de mi parte.

Espero poder ayudarte.

d77b683d-0d6c-49cf-bbe7-89993a1c5322

Besos sabor a coco

 

 

 

Miedo

Suelo escribir de las cosas que siento o manejo, de lo que me gusta y lo que no; por tanto, con frecuencia comienzo diciendo algo como “recientemente” y realmente, suele ser con algún periodo corto entre tanto. 

En esta ocasión, miedo es la forma correcta de decir qué me tocó manejar, curioso es que, el martes de la semana pasada, me levanté con la idea firme en mi cabeza de que, el miedo no debe impedir nuestro paso por la vida, por ende, no debe ser la razón para no aceptar oportunidades en sentido general. Sin embargo, dos días después el miedo puso mi mundo de revés, tras recibir una propuesta de trabajo que cambiaría el rumbo no solo de la semana, si no, la perspectiva del miedo desde mis zapatos. 

Una vez desee crear el blog, que sería y sigue siendo mi diario público, en el que me place poder mantener contacto con ustedes y que por mis experiencias, recomendaciones o consejos encontraran motivación en las diferentes áreas que nos da la vida. Recuerdo haber sentido duda, jamás esto.

Ahora que me tocaba tomar una decisión, el temor se había apoderado de cada centímetro de mí y yo me estaba poniendo loca, al punto de que el estrés me dejo totalmente tensa y con los hombros pesados. Por recelo al fracaso, por miedo a saber qué debo ser evaluada y nunca he manejado las evaluaciones así sean de temas que maneje sin problema, miedo a perder más que ganar; miedo. 

Ese sentimiento que todos conocen fue mi compañero inmediato al escuchar aquella proposición y casi el causante de un no como respuesta, mas fue él mismo el que me recordó que la única persona que realmente tiene el control, soy yo.

Y eso vengo a decirles. Como seres humanos manejamos diferentes tipos de emociones, unas más fuertes que otras, por tanto, cuando sentimos que estas son ligeramente elevadas, logramos llegar al estrés. Mas ningún sentimiento debe ser tan fuerte que controle nuestra respuesta ante el. 

Siempre que comenzamos proyectos, relaciones, empleos, cada vez que nos vamos a un país nuevo, debemos luchar por crear lo que entendemos queremos, no descansar y poner buena cara aún en los momentos en los que sentimos nuestras ideas no son buenas o no complacen a otros, después de todo, es mejor arriesgarse a pasar años lamentándonos el no haber intentado pelear por ello.  

Entendí que esta oportunidad probablemente es lo que deseaba, que tal vez esta sea la forma mas sensata de dirigir mis pasos a un camino que lleve a cientos de rumbos en los que la fe sea el motor, mi positivismo el vehículo, y la certeza de que siempre hay algo bueno para el que se arriesga la luz de esta nueva carretera. 

Aquí te dejo algunas preguntas para que respondas a ti mismo con honestidad y comiences a sembrar esa planta de satisfacción en tu vida. 

¿Qué deseo?

¿Estoy haciendo algo con relación a ello?

¿Qué me detiene?

Una vez hayas identificado las tres anteriores, elije una actividad que te lleve mas cerca de eso que anhelas y pon en practica a diario, un paso a la vez. Una vez que estés haciéndolo, si la desmotivación llegara, recuerda porqué comenzaste y repítete a ti mismo que esto lo haces por ti, si falla o no resulta en lo que esperabas, no te preocupes, puedes comenzar tantas veces sean necesario, además en todo caso, de seguro hay otras cosas de tu interés por las que puedes emprender un nuevo camino. 

La vida con el genero masculino

Hace días les presenté a mis amigas a través de un blog post, hoy, me complace mostrarles las caras de mis amigos, quienes al igual que las chicas, siempre dicen presente y suelen ser de duras palabras.

Como ya saben, no tengo hermanos de sangre, mas Dios se ocupó de darme algunos hombres que se encargaran de eso en mi crecimiento y por su puesto, tienen mucho que ver en la formación de mi carácter. No me cabe la menor duda de que tener un hermano o varios, en casa, ha de ser una locura y al mismo tiempo una forma de conocer el amor desde otro punto de vista.

Mis amigos, son siempre muy protectores, confiables, seguros y fuertes; estos que ahora son caballeros, marcan mi vida y se aseguran de que mi paso por la misma sea para crear memorias.

Sin mas preámbulos, mis hombres:

Aldo: conocí a este artista alma libre a mis 14 años mientras caminaba por una de las calles de mi ciudad natal, desde entonces, Aldo y yo somos muy cercanos. La mejor forma de describirlo, es paciente, seguro y sin miedo. Puede dibujar de una forma hermosa, es padre de un bebé hermoso e inteligente y su debilidad son los animales.

William (Chichi): Mi biker! Mi relación con el es tan estrecha, que en mas de una ocasión nos han tildado de pareja. Lo cierto es que, Chichi llegó a mi casa primero que yo, puesto que, mi madre tenía una escuelita donde enseñaba a los niños a leer y escribir y los ayudaba con sus quehaceres después de la escuela, allí estaba el incluido. Una vez que comencé a crecer pues, como nuestras familias son amigas, ni modo, solo se fue dando y debo decir que, es una persona maravillosa, lleno de amor, interés por los demás. Padre entregado, amigo incondicional y biker desde su alma. Ama a mi abuela como si fuera la de él y procura siempre que aun en la distancia, nuestra amistad esté intacta.

Steven: Literalmente crecimos juntos, mi vecino, pero, mas que eso un hermano mayor para mi no hay una etapa buena o mala en la que este ojitos de gato no haya estado. Es dulce, sensible, trabajador, honrado, servicial, super familiar y leal.

Ezequiel: increíblemente muchas situaciones se dieron e inclusive algunas personas desearon que no fuéramos amigos, a la fecha, mi querido amigo y yo seguimos en contacto y aunque hace años no nos vemos, el cariño sigue intacto. Eze es amante de la vida, de sus niños y su esposa, trabaja duro y está siempre pendiente de que todos a su alrededor estén bien. Es muy inteligente, le gusta bailar y reír.

Henderson: Lo conocí en la universidad hace ya unos años. Estoy sumamente orgullosa de él puesto que, ademas de lo mucho que ha invertido en conocimiento y aprendizaje, ha creado a base de mucho esfuerzo y trabajo, su propia marca de cigarros. Henderson es tosco, decidido, ama los motores, muy varonil. Tiene un estilo muy propio y ama lo que hace. Papá de la increíble Valentina.

Iturbides: mi cheerleader número uno. Le gusta el basketball. Papá orgulloso, trabajador incansable, honesto, solidario, respetuoso, no solo es un hombre alto y fuerte, si no que, su corazón y la forma en que trata a los demás, definen su grandeza. Siempre tiene una sonrisa para brindar.

George: es la cara que ven con mas frecuencia en mi Instagram ya que, trabajamos juntos; sin embargo, a pesar de ser el ultimo que llegó Geoge es luz, fuego que quema, sinceridad, risa y algarabía. Su mente es mala para recordar, mas si tiene que ver con los que ama, es una fiera. Adoro a este ser que con su perspicacia, entrega y amor llena los días de las personas de carcajadas.

Todos caemos alguna vez

Mi abuela a sus 85 años y yo.

Y siempre hay forma de levantarnos.

Ausente durante unos días tanto aquí como en un mi pagina de instagram, hoy me veo en la obligación de compartir ciertas cosas, esto porque,  algunas personas me escribieron por mensaje para decir palabras como: te estamos extrañando, estás bien? Regresa, nos sirves de motivación.

La verdad es que, como cualquier otro ser humano estuve atravesando una crisis emocional y salir de ella, lo cual en otro momento quizá hubiera sido mas fácil, me estaba costando mucho. Sincerarme tampoco es cosa sencilla. Hoy, luego de muchos días me desperté con el sentimiento de seguridad y agradecimiento que siempre me han acompañado y con ello ese ser que soy.

Todos caemos en algún momento y salir de esos huecos negros y fríos nos cuestan lagrimas, terapias, ver la realidad de las amistades, desprendimiento y en ocasiones cierre de ciclos que solo nos invaden de toxicidad y por largo tiempo solo logramos anestesiar lo que está mal. 

Incluyéndome, evitar caer en esas etapas, es realmente un trabajo arduo, mas en ocasiones la vulnerabilidad nos alcanza, he aquí donde el amor propio debe ser mayor a cualquier sentimiento de negación, culpabilidad o permitir que las opiniones de terceros tengan mas peso, que las nuestras.

Luego de haber sentido que perdía a alguien importante en mi vida por darle rienda sueltas a mi lengua, por dejarle cabida a situaciones indebidas, a mi dura forma de ser entre otros, la culpa se apoderó de mí, ocupando de ese modo de mi ser. Jamás había permitido nada igual para conmigo, ya que, suelo entender que el 90% de las situaciones en nuestras vidas, no las podemos controlar, además de que, somos seres humanos, por tanto, dentro de nuestra naturaleza se encuentra errar. Mas no por esta vez.

Si bien es cierto que este post está cargado de un sin número de emociones y un tema personal, también lo es que me gusta lo honesto.

Debe ser muy lindo leer los mensajes de motivación de un sin numero de seres humanos a quienes en sus redes admiramos y seguimos, pero, yo prefiero la realidad. No, no tengo un largo numero de seguidores, mas mi compromiso con ustedes quienes sí están, es seguro. 

Confieso que por esta etapa de miedo y confusión muchas ideas vagaron por mi cabeza, el miedo mismo me venció y es larga la recuperación, mas el camino es seguro cuando se reconoce el problema. 

Todo esto se los dejo plasmado con el propósito de que, sepan que está bien que no estemos bien todo el tiempo, que hay ayuda para todos y sigo aquí, que estoy bien, ademas de que cuentan conmigo. Con mas certeza, con más firmeza y mas cariño. Después de todo este espacio lo cree con mucha ilusión para compartir y aprender, para darles todo de mi y esperar que de algún modo yo pueda llegar a ustedes y servirles.

Los quiero, 

Clarissa Mejía,

Cococoketa

¿Qué nos estamos llevando?

Recientemente un vecino de infancia perdió la batalla contra el cancer y aunque ya no éramos tan cercanos como en la niñez, su partida me sentó a analizar.

Desde pequeña tuve que conocer el significado de la muerte, puesto que a mis cortos cuatro años tuve que despedir a mi papá de crianza. Recuerdo su olor a pesar de que los años han pasado, también la forma en que me abrazaba, haciéndome extrañar correr donde él solo para eso, un abrazo.

Eventualmente otros amiguitos por distintas razones, también fallecieron; así que; pronto aprendí a asimilarla.

Hoy en día, luego de haber perdido a mi madre hace aproximadamente tres años, pensando en su legado, mas la reciente muerte de Hector me pregunto, estamos viviendo a plenitud? ¿Qué nos estamos llevando?

Hemos llegado al punto de que nos importa tener dinero, para comprar una casa, un carro, ropa cara mas que la idea de disfrutar la vida; llegamos a pensar que un bolso de diseñador (hermosos) que en ocasiones no podemos costear, zapatos por demás son una forma de decirle a los demás que estamos bien.

Entiendo que muchas cosas materiales nos produzcan un sentimiento de satisfacción como recompensa del esfuerzo y trabajo, sin embargo; hay mucho mas que dejamos escapar por llenar esos espacios en nuestra vida puramente con lo antes mencionado. Algunos no llegamos a la fama por ejemplo; cosa que no significa fracaso, pues antes de nacer ya hay un destino escrito para cada quien, lo que si nos corresponde es luchar duro por conquistar nuestros sueños, por alcanzar esas metas y hacernos de oídos sordos a todos aquellos que nos llaman locos por intentar no sucumbir ante un mundo que cada vez quiere aparentar más y más, haciendo uso de estándares.

Considerando que estamos en la vida sin saber hasta cuando, siempre recomiendo abrazar a las personas, entregarlo todo sin esperar nada a cambio, reír a carcajadas y recordar que nuestro viaje por la vida nos llevara por caminos bueno y malos, los cuales nos harán reaccionar, a veces con miedo, mas lo que no debemos perder es la esperanza de que sin importar lo duro que sea, debemos construir lo que queremos conservar.

Llevemonos bien, carguemos alegría, disfrutemos de paisajes, conversemos con ancianos que siempre tienen tantos consejos lindos que darnos. Enfócate en dar y que todo eso que estés dando llene hoy a alguien, le regales paz o tal vez que puedas robarle una sonrisa, después de todo, cómo te gustaría a ti que te recuerden?

 

Hablemos de adopción

Adopción es la acción de adoptar. Este verbo hace referencia a recibir un hijo al que no lo es biológicamente, con el cumplimiento de diversos requisitos y obligaciones que establece la ley.

¿Hoy a unos días de haber cumplido 28 años confieso que, me pregunto que harán los responsables de haberme dado vida? Si, yo soy adoptada con una historia compleja, llena de sub-historias y aún así, soy feliz, afortunada, agradecida por demás.

Decir públicamente que soy adoptada, nace del constante bombardeo que veo, que también escucho a diario con este y varios temas, como el de la infertilidad y la incansable recurrente pregunta ¿Dónde está tu papá?

De quienes me tuvieron por las razones que sean, estoy agradecida pues, estoy convencida de que no pude haber crecido en mejores manos. Mi madre y abuela se dedicaron en cuerpo, mente, alma, corazón. Las necesidades de amor, afecto, educación, fueron llenadas siempre, mas la seguridad de su compañía. Por tanto, a esos seres que desconozco, aprendí a darles gracias a través del universo.

De la misma forma, comparto que, enterarse de una noticia como tal entrando a la adolescencia suele ser un tema de poco agrado. A cualquier edad debe ser difícil, mas hablando de mi experiencia propia, lo llamaría un golpe.

Recuerdo mi impresión, tan llena de ira, donde comenzaron las dificultades con mi carácter más las situaciones que se sumaron, de hecho, por eso también doy gracias.

Psicóloga no soy. Soy una mujer responsable de su historia que decidió compartirla con la esperanza de que, otras personas que se encuentran en la misma situación, tal ves con algún sentido de inferioridad o depresión, sepan que como ustedes muchos más, que todas las situaciones son diferentes, pero, los sentimientos siempre nos acompañan independientemente de eso.

Ser hijo adoptivo no nos hace inferiores, nos hace dichosos, afortunados, bendecidos, sobre todo especiales, por tener quien nos acoja en su vida, nos haga suyo por elección, además de crear una conexión de afecto y apego por toda la eternidad.